Akihabara y su fábrica de sueños

Por

A principios de mes tuvo lugar en Japón un incidente terrible: un descerebrado asesinó a 7 personas y dejó heridas a 14 más en el famoso barrio de Akihabara, donde las tiendas de electrónica y productos relacionados con la cultura visual japonesa reúnen todos los días a miles de aficionados. Toda la prensa se ha hecho eco de este suceso, y no he podido reprimir mi indignación al leer en la prensa "seria" con qué ignorancia (gracias Gryphus) o incluso desprecio (gracias, caspaTV) tratan a los aficionados asiduos del lugar, y a la gente que se ha unido alrededor del mundo por esta cultura. Leía la semana pasada en Kickinekos la entrada que me ha inspirado a traduciros aquí la carta de tristeza e indignación que Halko Momoi escribió en su blog respecto al terrible incidente y las tristes consecuencias que ha tenido en Akiba.
He hecho una traducción de la traducción rápida que hicieron los de Paranda.net, pero espero que abra unos cuantos ojos a lo que Akihabara significa para los amantes de la cultura visual y el manganime:

A los lectores de MOMOBURO,

Tengo muchos recuerdos de la calle principal de Akihabara. Como estudiante de colegio medio, hice amigos con la gente de los comercios y tuve conversaciones con los vendedores.

Cuando encontraba el CD que buscaba, lo abría con impaciencia en un café cercano para ver las letras de las canciones. Durante el tiempo que pasé como estudiante de instituto, cogía el tren yo sola por las mañanas temprano para ir a ver eventos de idols. Esperando enfrente de las puertas cerradas, observar a mis camaradas de ideas similares me hacía feliz.

El vídeo promocional de mi debut fue producido en Akihabara. Fue muy emocionante ver mis propias canciones sonando en el escaparate de Akihabara. En una modesta sala de eventos, viendo a todo el mundo cantando y saltando al ritmo de la música henchidos de emoción, en ese momento sentí sin atisbo de duda que aquél era el lugar más divertido del mundo entero.s

Y hubieron muchos, muchos más recuerdos maravillosos.

Para mí, cada una de las hojas del arbol dibujado por las calles y el color de las calzadas me evocan recuerdos agradables. El simple hecho de visitarlo convierte a mi corazón en un lugar más ameno.

Me convertí en una adulta, una cantante, una seiyuu, y recientemente en una huésped que ha sido invitada al extranjero. En Alemania, un chico aficionado al anime me dijo "En mi vida, al menos una vez, me gustaría visitar Akihabara". En Canadá, una chica a la moda lolita me dijo, con dificultad en japonés, y con un brillo en sus ojos, "Mi sueño es ir a Akihabara". Para mí, esas palabras me hacían tan feliz, tan orgullosa; les respondí "Sí, volveremos a encontrarnos en Akihabara!"

En aquel Akihabara, sucedió una gran tragedia.

Así sin más, en el algo caótico centro de las compras, donde nunca debería haber ocurrido, ahora es algo que no puede recuperarse. El muerto no puede volver. Las cicatrices de los heridos no se pueden curar. Sentimientos que hasta ahora no se habían sentido salen ahora a la superficie.

En aquel lugar donde tanto sonreí, sentí que ya no podría volver a hacerlo. En aquel sitio, aquel escenario, aquel lugar que es tan importante para mí, aquel lugar que los oyentes de mi programa de radio sin duda llaman la "Holy Land", es irónico que nos veamos forzados a decir "devolved los sentimientos de anhelo y alegría de todo el mundo!" Akihabara es un lugar muy querido por mí. Es un lugar que se ha vuelto triste.

Dándole vueltas y más vueltas he intentado buscar la forma de reconciliar estos sentimientos, pero sólo me he dado cuenta de mi propia impotencia. Por aquella gente que ama Akihabara, por aquellas vidas que han sido robadas así, sentí que no podría hacer nada. Así que aunque podía ser un poco llamativo, junté mis manos en aquel lugar por aquellas personas que murieron, y formulé un deseo por su felicidad en la siguiente vida desde el fondo de mi corazón, y la mañana del 9 hice una ofrenda de flores.

Cuando llegué a la estación de Akihabara, parecía que el tiempo iba a ser lluvioso. En la boca del Barrio Electrico, vi que muchas nuevas furgonetas estaban alineadas allí. Cerca de la intersección del incidente, el escenario era distinto a lo habitual: llevaban bandas en el brazo, transportaban equipamiento, parecían reporteros. Entre esta multitud, vi que el distrito comercial se habían levantado tiendas de campaña, bajo las cuales habían altares de flores. Al ver todo esto, la realidad de la situación lentamente comenzó a hundirse. Este lugar no era la habitual calle principal. Se había convertido en la escena de un crimen.

Me acerqué al altar de flores, diciendo "Disculpe" mientras me abria paso. Habiendo hecho esto, uno tras otro, aquellos reporteros estaban llamándome. "¿Está relacionada con las víctimas, es usted conocida de alguno de los fallecidos?"... escuchando las mismas cosas una y otra vez se me hacía casi insoportable intentar ignorar mi disgusto hacia ellos. Pero no dije nada y rápidamente dejé mis flores en el altar y me deshice de ellos. En cuanto hice esto, la luz brilló desde un inmenso número de flashes de cámara.

"Por favor no toméis fotografías" pedí, pero aun cuando me agaché para rezar, los flashes continuaron.

"Por favor dejad de hacer fotos" Dije, una vez más. Después, cada vez que hubo un flash pedí de nuevo "Por favor no tomen fotografías" muchas veces. Al final, por fin lo dije bastante alto. Puse mi corazón entero en aquella oración, pero en su lugar la gente continuó interrumpiendo con el sonido de los disparadores y la luz e los flashes. Apreté mis manos juntas y dije "por favor parad" una y otra vez, mis lágrimas estaban fluyendo. Entonces dejé de decir nada.

Pensé "por algo tan triste, ¿no me pueden permitir al menos presentar mis respetos? De verdad que no puedo hacer nada. ¿Qué debo hacer?" Dije una oración corta y pensé que quería huir de allí, y me di cuenta de que me arrepentiría. Así que volví una vez más, y desde el fondo de mi corazón, fui capaz de unir mis manos. En aquel momento, aunque hubiera allí flashes de la gente, ya había aceptado que había algo que no podría cambiar. era algo que no puedo describir con palabras... una extrema tristeza que nunca había sentido hasta entonces. Aún después de aquello, me siguieron, y me etiquetaron como "familia desconsolada". Respondí "No" y me alejé de allí. Fue un sentimiento muy muy desagradable.

Antes de que ocurriera el incidente, cuando me encontré con periodistas de revistas y periódicos en aquel lugar cubriendo un evento, habían sido amables, con principios, y por encima de todo simplemente buenas personas. Cuando pensé que mi amor por Akihabara podía meterse en un reportaje, y transmitirlo a los lectores, y preservarlo para futuras generaciones, mi corazón se llenaría de gratitud. Pensé en poner una foto en medio del artículo, mostrando la mayor sonrisa que jamás haya visto. Pero hoy, en el mismo lugar, encarada a aquellas cámaras, fue completamente diferente. Mis recuerdos se estaban volviendo del revés. Era muy penoso.

Una vez, los peatones del distrito comercial de Akiba creían estar en un lugar divertido. Había una chica que venía a escuchar sus propias canciones, muy pronto por la mañana, cargando el equipamiento para venir a cantar, soñando convertirse en una estrella. Había gente haciendo trucos, y también había bailarines. Y también cosplayers. Pero, ese tipo de gente ha sido inmediatamente avisada, arrestada o llevada por la policía.

Y aún, aquí y ahora, están esas grandes cámaras y micrófonos acosando a los emocionalmente heridos, y gente que está discutiendo bien alto sobre negocios en sus móviles en un lugar donde otros están intentando traer flores a los muertos. Y aunque están ocupando el medio de la calle y sus coches están aparcados en medio de la calzada, nadie les ha dicho una palabra. Hay un policía cerca, pero ninguno enfrente de los altares prestándoles algo de atención.

Pero antes de la ley, realmente deseo que la gente sea más considerada. Me quedo un poco perdida, y simplemente observo la escena. Gradualmente, la lluvia empezó a caer. Las calles estarían llenas de gente, hay paraguas chocando. Sería muy molesto. Las tiendas están abiertas, pero en este tipo de atmósfera nadie entra dentro. Lloro por el sentimiento de soledad. Fue la primera vez que lloré en Akihabara por una razón diferente a la felicidad.

Realmente anhelé la diversión que tenía en Akihabara con todos los fans y sus caras sonrientes. Chicos y chicas que venían a mi concierto, siempre tenían aquellas sonrisas para animarme. En muchos programas de TV el otaku Akiba-kei era retratado como desagradable, y el blanco de todas las burlas. A menudo recibo peticiones como "Quiero ver a Momoi y sus fans aparecer juntos en programas de variedades y que participen en cosas como Otagei Taikai" pero las rechazo. Si ellos aparecen en ese tipo de show, ¿cómo los irían a retratar? Mis fans, aunque hacen poses raras de vez en cuando, y aunque bailen de formas extrañas, ellos siempre siguen las normas: piden y ofrecen asiento cortésmente, limpian después de ensuciar y son caballeros y damas educados. Delante de los medios que bloquean el camino enfrente de este altar, ¿qué lado crees que será señalado con el dedo?

[...]

Volviendo del trabajo, quedé con algunos amigos otakus, y hablamos sobre el incidente. En aquel momento mi cuerpo no se sentía muy bien y sentí que me estaba marchitando, quería transmitir qué se siente cuando no tienes un lugar al que ir, así que hablé sobre ello con todas mis fuerzas. Mi amigo, derramando lágrimas, escuchó lo que tenía que decir. A partir de entonces, ellos dijeron "Quiero que pongas todo esto en tu blog. Definitivamente hay gente que siente lo mismo que tú en este momento ahí fuera", así que este es el porqué estoy escribiendo esto.

Si bien era triste, creo que de alguna forma quería hacerlo. Aunque estoy lejos de ser perfecta, quiero ser una buena persona con los otros. Mis palabras pueden no ser elocuentes y pueden ser irritantes, pero he puesto todo mi corazón en transmitir mis sentimientos. La gente que ama Akihabara y se siente herida como yo, gente que echa de menos Akihabara, gente que se siente deprimida, por favor, sentiros mejor. Tiendas de Akihabara, por favor, haced lo mejor que podáis. Yo no cederé, y mañana, haré lo mejor que pueda en todo lo que quiera hacer.

Aquellos que han sido heridos, rezo por vuestra recuperación. Familias y amigos que se han afligido emocionalmente, deseo que aquellos daños se curen.

Gracias por leer esto hasta el final,

2008/06/09, Noche, Momoi Haruko

7 Comments

  • Gryphus dice:

    Increible la carta de Halko. Las idols a mi siempre me la suelen soplar, pero hacia esta chica siempre he sentido una atraccion especial, porque se implica mucho con la aficion y participa con ella (mucho mas que nakagawa shojo, que lo unico que hace es spamear en su blog comiendole la cabeza a gatos).

    La verdad, creo que su reflexion es ciertisima, y casi me saca una lagrima cuando dijo lo del altar de que le sacaban fotos. No falla. Han expulsado de la zona a akiba-keis y cosplayers, y en cambio, se ha infestado de gentuza maleducada y periodistas avidos.

    No le falta ni una pizca de razon. Sus fans seran extravangantes, vestiran y se comportaran de forma extraña, (Halko tb es muy peculiar, lo se de ver sus conciertos), pero son "buenas personas" y no van por ahi molestando a la gente como otros ciudadanos si hacen. Precisamente por eso siempre terminamos pagando los platos rotos.

  • Pisuka dice:

    Uff, increible carta, desde luego. Me ha puesto los pelos de punta en un par de frases.

    Desde luego es muy triste que los periodistas sean tan poco humanos, en un momento tan delicado como es este, lo último que la gente necesita es un pesado persiguiéndote y haciéndote preguntas dolorosas. Muchos no tienen ningún respeto por nada, solo piensan en su trabajo.

    No sabía que Akihabara pudiera llegar a ser tan importante para alguien, y al parecer lo es para mucha gente. Me uno al pésame y de verdad espero que la tristeza pueda desaparecer algún día de ese lugar.

  • Rick Hunter dice:

    Y no dudaran en afirmar que el asesino era un adicto al manganime/rol/videojuegos violentos... lo que no se les ocurrirá comentar es que el tio estaba como una puta cabra y debia tener algun tipo de psicopatia de 3 pares de cojones...

  • shon dice:

    La carta verdaderamente retrata los sentimiento afligidos de muchas personas, que ahora se sientem cohibidos a volver a sonreír en Akihabara.

    Me ha costado leerla, por lo verdaderamente triste que resulta todo lo que ha sucedido.

  • Sevi-kun dice:

    Genial la carta. Me ha costado leerla hasta el final, porque estaba un poco dormido (la leí anoche) pero mereció la pena^^.

  • Biotess dice:

    La verdad es que es larga de narices, pero me quedé tan emocionada al leerla que valía la pena traducirla y que más gente lo entendiera. Es como si un chalado hiciera una masacre en el salón del manga del BCN y nos la cargáramos todos los otakus... es increíble.

  • Kalifer dice:

    Me gusta mucho la carta, no conocía a Halko pero creo que, independientemente de que sea famosa, refleja el sentir de muchos